¿Qué podemos hacer con la preocupación y la culpa?

Nos pasamos la vida preocupados y con sentimientos de culpa por hacer o no hacer las cosas como deberíamos, nos invaden ésas emociones casi a diario en nuestras vidas. A veces, ocurre que cuando hay que tomar decisiones sentimos ésas emociones, nos asaltan las dudas y la preocupación se dispara porque nos lleva a anticiparnos al futuro, si haremos bien lo planeado e imaginamos cosas negativas que casi nunca llegarán a ocurrir.

En cambio, la culpa nos paraliza, nos bloquea e impide hacer aquello que queremos, porque nos ancla en el pasado y nos hace recordar cosas que no pudimos hacer o nos salieron mal.

Ambas son una pérdida de tiempo, son emociones que mueven pensamientos destructivos y llenan la mente de imágenes negativas que generan desánimo, tristeza, ansiedad, etc. Sólo consiguen hacernos sentir mal, porque no podemos ni cambiar el pasado, ni modificar el futuro. Vamos a centrarnos en el presente, puesto que el pasado ya no lo podemos cambiar y el futuro dependerá en buena parte de lo que hagamos en el día a día. Es conveniente, que nos habituemos a vivir el momento presente sin sufrir por nuestras conductas del pasado ni obsesionarnos por el futuro.

¡La preocupación y la culpa son absurdas! ¿Qué podríamos hacer?

B97147023Z.120130216174024000G242AKIE.11

Comienza por imaginar situaciones de éxito en lugar de fracaso, entrena a tu mente a pensar de forma positiva y busca ésas situaciones que te hacen sentir bien para transformar ése diálogo negativo que tienes contigo mismo.
Acéptate tal como eres, revisa ésa culpa y crítica que te machaca, haciendo que tu autoestima se venga abajo, por buscar la aprobación de los demás cuando haces cosas que los demás no quieren o no están de acuerdo.
Enséñales a las personas con las que te relacionas cómo han de tratarte cuando te sientas manipulado a través de la culpa. Deja de hacer lo que los demás esperan de ti y piensa que sólo tú eres dueño de tu estado de ánimo y bienestar.
– Cuando te invada la preocupación podrías hacerte las siguientes preguntas: ¿Qué es lo peor que me podría ocurrir a mi o a los demás en ésta situación? ¿Qué probabilidades tengo de que eso ocurra y que sea cierto?. Descubrirás lo absurdo de las preocupaciones.

El momento presente es la clave para entender éstas emociones negativas que nos impiden vivir una vida plena. Aprende a vivir el Ahora, el momento presente, porque no existe otro momento que el actual :)

“La regla es, mermelada mañana, y mermelada ayer…pero nunca mermelada hoy.”
“Alguna vez tiene que ser “mermelada hoy día”, objetó Alicia.

– Alicia en el País de las Maravillas- (Lewis Carroll)

Como tendrá que ser algún día, ¿por qué no hoy? ;)

 

Beatriz Muñoz
Sígueme

Beatriz Muñoz

Psicóloga por vocación, apasionada de mi profesión y exploradora del ser humano. Descubriendo cada día algo por lo que motivar a las personas para que saquen todo su potencial. Experta en Inteligencia Emocional, Coach y Formadora.
Beatriz Muñoz
Sígueme

Deja un comentario