Aprende a manejar el error y permítete equivocarte

Ya desde que nacemos se nos lanzan mensajes condicionados por nuestros padres de que no hacemos las cosas bien, que nos equivocamos en ciertos comportamientos y actitudes. Vamos aprendiendo y se nos van presentando oportunidades de refuerzo y castigo, en algunos de ésos mensajes poco apropiados se nos dice que “somos malos” y esto nos puede llevar a la idea de que “cometer errores es malo”.

Si al crecer esto se va interiorizando, se va asumiendo ésa crítica por cometer errores no dándote la oportunidad de fallar y aprender. Entras en una espiral en el que piensas que tienes que hacer las cosas muy bien y llegar a ser perfecto para sentirte bien y reconocer tu valía o capacidad en una tarea.

Por el hecho de no cometer errores o corregirlos no significará que te sientas bien contigo mismo en cada momento. Ya que el único error que puede ser más grave será estar de acuerdo con ésa forma tan dura que tienes de criticarte por haberlos cometido. Puedes sentirte bien a pesar de cometer errores y aprender a manejarlos adecuadamente:

En primer lugar, comienza a ser consciente de que cometer errores es algo natural e incluso valioso en tu vida y de que los seguirás cometiendo porque forma parte de la vida de todo ser humano.

Y en segundo lugar, acepta el cometer errores y date permiso para equivocarte, así harás las cosas con mayor fluidez y aprenderás a no cometer los mismos errores, o si los cometes, sabrás que hay que pagar un precio porque habrás pensado ya en las consecuencias que tenía, te arriesgarás más y disfrutarás de las experiencias vividas. Esto hará que tu valía no se resienta o cuestione y no te sentirás atacado por tu crítica interna.

 

Fotolia_64757940_Subscription_Monthly_M

 

Equivocarse es normal cuando se trata de cambiar algo y hará que a nivel emocional te afecte, para no seguir intentando hacer aquello que quieres conseguir o lograr. Lo que te vas diciendo acerca del error, lo que pienses sobre ése error, obstáculo o dificultad en el camino va a determinar tus ganas para volver a intentarlo. Por sentir dolor, miedo, ansiedad no significa que seas más débil, esto es justamente lo que te hace más humano.

Es esencial en todo proceso de aprendizaje (deporte, baile, música…) el permitirte fallar, caerte, equivocarte y estarás dando el paso para conseguir aquello que deseas cambiar o hacer. En estos propósitos has de saber que tienes que practicar, repetir y probar muchas veces hasta que lo conviertas en un hábito.

Hay que esforzarse por hacerlo cada vez mejor cuando quieras desarrollar una tarea o habilidad, hasta que poco a poco lo vayas haciendo casi automático y te salga sólo.

No interpretes el error como un fracaso, sino como una oportunidad para seguir avanzando y mejorando en lo que te propongas. Por ello, la persistencia es fundamental en todo proceso de aprendizaje que se realice, ya que si no se persevera y se practica no se podrá corregir los fallos que se cometan, siendo más fácil que se tire la toalla.

En cambio, si persistes a pesar de los fallos o errores que cometas, si sigues practicando y poniendo todo esfuerzo porque salga bien o incluso mejor cada vez, podrás lograr con éxito aquello que tanto quieres y además disfrutando en el proceso.

 

“Puedo aceptar el fracaso, todo el mundo falla en algo. Pero                        no puedo aceptar el no intentarlo”

                                       – Michael Jordan –

Beatriz Muñoz
Sígueme

Beatriz Muñoz

Psicóloga por vocación, apasionada de mi profesión y exploradora del ser humano. Descubriendo cada día algo por lo que motivar a las personas para que saquen todo su potencial. Experta en Inteligencia Emocional, Coach y Formadora.
Beatriz Muñoz
Sígueme

Deja un comentario